Semillas feminizadas

Semillas feminizadas

Semillas Feminizadas

Las semillas feminizadas son aquellas semillas de marihuana que al plantarlas solo producen plantas hembras. El proceso de feminización de las semillas empleado por Absolute Cannabis Seeds garantiza un porcentaje superior al 99,6% de plantas hembras.

El hecho de emplear semillas feminizadas a la hora de cultivar marihuana fa...

Semillas Feminizadas

Las semillas feminizadas son aquellas semillas de marihuana que al plantarlas solo producen plantas hembras. El proceso de feminización de las semillas empleado por Absolute Cannabis Seeds garantiza un porcentaje superior al 99,6% de plantas hembras.

El hecho de emplear semillas feminizadas a la hora de cultivar marihuana facilita mucho la labor del cultivador al evitarle tener que emplear su tiempo en vigilar el sexo de las plantas para posteriormente identificar y retirar los machos del cultivo. Plantando semillas feminizadas nos aseguramos de que todas las plantas que cultivemos serán hembras, ahorrando así espacio y recursos (abono, sustrato, luz,..).

El proceso de feminización de nuestras semillas garantiza además que las semillas de una misma variedad produzcan plantas muy parecidas entre si, estables y muy resistentes a los estreses externos.

Más

Semillas feminizadas Hay 5 productos.

Mostrando 1 - 5 de 5 artículos

Semillas Feminizadas

Las semillas feminizadas son aquellas semillas de marihuana que al plantarlas solo producen plantas hembras. El proceso de feminización de las semillas empleado por Absolute Cannabis Seeds garantiza un porcentaje superior al 99,6% de plantas hembras.

El hecho de emplear semillas feminizadas a la hora de cultivar marihuana facilita mucho la labor del cultivador al evitarle tener que emplear su tiempo en vigilar el sexo de las plantas para posteriormente identificar y retirar los machos del cultivo. Plantando semillas feminizadas nos aseguramos de que todas las plantas que cultivemos serán hembras, ahorrando así espacio y recursos (abono, sustrato, luz,..).

El proceso de feminización de nuestras semillas garantiza además que las semillas de una misma variedad produzcan plantas muy parecidas entre si, estables y muy resistentes a los estreses externos.