¿La marihuana crea adicción?

¿La marihuana crea adicción?
Por 13 September, 2021 Ningún Comentario

¿La marihuana crea adicción?

La marihuana ha creado cientos de debates durante décadas, y la adicción a ella es uno de los más sonados. Este es un punto en el que se apoyan aquellas personas que están en contra del cannabis, mientras muchos consumidores defienden que la marihuana no es adictiva.

Pues bien, lo primero es entender el concepto de adicción, ya que sin esta idea clara no tiene sentido que sigas leyendo el post. La adicción consiste en la necesidad de consumir una sustancia, en este caso marihuana, de forma compulsiva sin pensar en las consecuencias negativas que pueda tener.

Otro concepto diferente es la dependencia. Una persona dependiente a alguna sustancia es aquella que sufre reacciones físicas y mentales como síndrome de abstinencia una vez dejan de consumirla. Sí, como te habrás imaginado es el típico “mono”.

Dependencia de la marihuana

La dependencia a una sustancia está ligada a un aumento de la tolerancia a esa sustancia, lo que hace que cada vez tengamos que consumir más para tener los mismos efectos, provocando síntomas de abstinencia cuando dejamos de consumir. La mayoría de los consumidores de marihuana no presentan tolerancia ni abstinencia a esta.

La dependencia a la marihuana puede afectar a la capacidad para responder al neurotransmisor dopamina, que es lo que nos hace sentir placer. Este puede ser el motivo por el que personas con dependencia al cannabis tengan menos emociones positivas y mayor estrés e irritabilidad.

¿Es adictiva la marihuana?

A pesar de que la mayoría de las personas que consumen marihuana no desarrollan adicción, esto no significa que sea algo que no suceda.

Un consumo compulsivo de marihuana a lo largo del tiempo puede llevar a la adicción a esta sustancia, como puede suponer un consumo compulsivo de cualquier cosa, al igual que pasa con el juego, el alcohol, redes sociales…

Señales de adicción a la marihuana

Algunos de los patrones más comunes en las personas que sufren adicción a la marihuana son:

  • Aumentar el consumo más de lo que pensábamos al principio.
  • Sentirnos frustrados, sintiendo que la marihuana se apodera de nuestra vida.  
  • Cuando intentamos dejar de fumar en repetidas ocasiones, pero no somos capaces.
  • Experimentar síntomas de abstinencia cuando se agotan nuestras reservas de marihuana.
  • Centrar parte de nuestra vida en el cannabis, haciendo que pasemos demasiado tiempo pensando en cuestiones relacionadas con la marihuana.
  • Perder vida social y no hacer actividades de las que disfrutábamos por quedarnos fumando hierba.
  • Necesitar más cantidad para colocarnos porque aumenta nuestra tolerancia.

 

Abstinencia a la marihuana

Aquellas personas que dejan la marihuana pueden sufrir el llamado síndrome de abstinencia. Según los estudios, esto sucede en aquellas personas que la consumen de forma crónica y después la dejan de consumir.

La dependencia a la marihuana puede ser física o psicológica. En los últimos años, con el desarrollo de cepas cada vez más potentes, es más probable que se desarrollen dependencias fisiológicas. También es posible desarrollar dependencia psicológica a pesar de que una persona quiera sepa que es dependiente o quiera dejar de fumar.

Los síntomas de la abstinencia son:

  • Ansiedad e insomnio.
  • Pérdida del apetito.
  • Pulso disminuido.
  • Mayor irritabilidad.
  • Aumento de los cambios de humor.
  • Aumento del comportamiento agresivo.

 

Por qué es adictiva la marihuana

Al final hay personas que se vuelven adictas a la marihuana y otras que no, y las razones de esto todavía están bajo el foco de los investigadores. Hay varias razones por las que una persona puede volverse dependiente a la marihuana, pero ello no significa que vaya a desarrollar una adicción a esta sustancia.

Las principales razones que conllevan a la adicción a la marihuana son los siguientes.

Una potencia cada vez mayor

Como ya sabrás, la marihuana está formada por diferentes componentes llamados cannabinoides. Los dos componentes principales son el Tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). El THC es esa parte de la marihuana que nos provoca los efectos cerebrales y hace que nos sintamos colocados, mientras que el CBD es el que nos induce a la relajación.

Existen estudios que sugieren que el THC es la sustancia que crea el potencial de adicción a la marihuana debido a sus propiedades psicoactivas. La marihuana que se consumía en los años 80 contaba con índices del 2 al 5% de THC, mientras que las cepas de hoy pueden superar fácilmente el 20%, como es el caso de la Rittus Haze.

Hoy en día se están realizando investigaciones para analizar si la mayor potencia es el motivo de una mayor adicción a la marihuana.

Edad a la que se empieza a fumar

Los expertos están descubriendo que existe correlación entre la edad a la que se empieza a consumir y la probabilidad de desarrollar dependencia.

Un estudio encontró que las personas que comenzaban a consumir cannabis entre los 14 y los 15 años tenían una mayor probabilidad de desarrollar dependencia, mientras que los que empezaron después de los 15 años tenían mucho menor riesgo de desarrollar dependencia. Según otro estudio, los que empiezan a consumir cannabis antes de los 18 tienen entre 4 y 7 veces más de sufrir algún trastorno por consumo de cannabis a lo largo de su vida.

Frecuencia de consumo

La frecuencia de uso es uno de los puntos clave en la adicción a la marihuana, ya que se ha descubierto que las personas que la consumen diaria o semanalmente tienen más posibilidades de volverse dependientes a la marihuana en un futuro. Por lo tanto, consumir marihuana con menos frecuencia o absteniéndose por completo durante largos periodos hace que se reduzcan las probabilidades de adicción o dependencia más adelante.

Además de la frecuencia de consumo, también es importante observar el contexto en el que se consume, ya que, según un estudio, las personas que fuman solas, dándole un uso solitario, es una fuerte señal de que se forme dependencia en un futuro.

Genética

Un estudio de 2020 encontró que las personas tienen una “responsabilidad genética” con el consumo de marihuana, habiendo nacido con genes específicos que aumentan el riesgo a la adicción.

También se ha descubierto que las relaciones familiares son otro factor importante, ya que, si los padres biológicos abusan del alcohol u otras drogas, es más probable que sus hijos abusen también del alcohol o drogas, entre las que se encuentra la marihuana.

A mayores de todo esto, los expertos coindicen de que realmente hay muchos factores que contribuyen: entorno social, acceso a la marihuana, nivel socioeconómico…

Salud mental

Hay personas que empiezan a consumir cannabis para disminuir sus sentimientos de ansiedad o depresión. Al fin y al cabo, todas las adicciones se deben a un problema más allá de estas, estando ligadas normalmente a un trauma del pasado.

Hay problemas mentales que se han observado en personas con dependencia al cannabis (TDAH, trastorno de ansiedad social o baja autoestima). Los investigadores discrepan en este punto, donde no se aclara realmente si los problemas de salud mental pueden ser la causa de un abuso del cannabis, o si la dependencia a este es el que desencadena a los problemas de salud mental.

 

Efectos

Existen diferentes efectos crónicos asociados al trastorno por consumo de cannabis. Normalmente estas personas cuentan con un funcionamiento cognitivo deficiente, lo que puede suponer:

  • Pérdida de memoria.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Pérdida de capacidades para resolver problemas.
  • Dificultad para la toma de decisiones.
  • Baja capacidad para controlar emociones.
  • Insatisfacción con uno mismo en diferentes áreas de la vida (relaciones, educación…)

Cómo combatir la adicción a la marihuana

Como ocurre con la mayoría de sustancias de abuso, las personas que abusan de la marihuana deciden buscar ayuda cuando empiezan a ver más puntos negativos que positivos en el consumo de marihuana.

Hay ciertos hábitos que pueden ayudar a dejar de fumar marihuana o a reducir su consumo.

  • Cambiar el entorno social: Es más fácil dejar de fumar cuando la gente que está contigo no fuma. Resulta muy útil socializar con personas que no consumen cannabis para facilitar así las ganas que tendremos de fumar.
  • Centrarse en las razones: Si tienes claros los motivos por los que quieres dejar de fumar, es posible que te sientas más motivado a dejarlo en los momentos en los que te surgen dudas. Es muy útil apuntarlos en un papel y pegarlo en la nevera o en tu habitación para verlo todos los días.
  • Busca nuevas formas de ocio: El tiempo que antes invertías fumando ahora tienes que ocuparlo de otra forma, por lo que buscar un nuevo pasatiempo o deporte será la solución ideal para reducir el consumo de marihuana. Busca eso que siempre has tenido ganas de hacer y lánzate a ello.

Todos hemos comenzado a consumir marihuana por algún motivo, y cada uno tenemos el nuestro. Indaga en qué te llevó a la adicción a la marihuana. A lo mejor has empezado a fumar sin ningún motivo, mientras que hay personas que lo han hecho coincidiendo con la pérdida de algún ser querido, una ruptura, problemas económicos… Sea cual sea el motivo, es importante que lo identifiques y, si lo necesitas, acudas a un psicólogo para que pueda ayudarte a solucionarlo desde la raíz.

Suscribiéndote a nuestra newsletter nos AUTORIZAS a enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por la empresa.