¿Cuánto tiempo tarda en crecer una planta de marihuana?

¿Cuánto tiempo tarda en crecer una planta de marihuana?
Por 19 February, 2021 Ningún Comentario

¿Cuánto tiempo tarda en crecer una planta de marihuana?

El tiempo correspondiente al cultivo de una planta de marihuana dependerá de dos variables definidas sobre cómo vamos a sembrar nuestra planta: En exteriores o en Interiores. Desde aquí parte el fascinante proceso que nos ayudará a entender mucho más del producto final y a disfrutarlo con detenimiento una vez podamos degustarlo.

La paciencia suele ser la reina de las virtudes y en este caso, debe imperar en todo el proceso para optimizar nuestra pequeña y especial producción. Los detalles deberán cuidarse a lo largo de todo el cultivo, las especificaciones climáticas dentro de cada variable de siembra y variables físico-químicas como temperatura, humedad, agua, oxígeno, luz, etc.

El tiempo comprendido desde que se planta una semilla o esqueje hasta la cosecha de la planta de marihuana, tiene tres fases y una operación compuesta. Germinación, Vegetativa y Floración; y el Curado y Secado, que se le atribuye a una operación para finiquitar. Las condiciones de cada fase son específicas y afinar nuestro criterio será fundamental.

Fase de Germinación

Una planta de marihuana con excelentes rendimientos debe estar precedida por una semilla de calidad y bien conservada. En esta fase, que es la más corta, se obtendrá un brote que oscila de 24 hasta 72 horas como media, pero muchos casos demoran desde 5 días hasta 15 días, ¿de qué depende la diferencia?

Exceptuando la germinación de esquejes, que dependerá de la identificación visual de enraizamiento, la germinación tradicional suele ejecutarse con distintas técnicas y de ellas, radicará la conjunción de factores como agua, temperatura, humedad y oxigenación. El tiempo es sensible a las condiciones descritas y a la calidad de nuestra semilla.

etapa de germinación de marihuana

Para inducir a la germinación, se puede emplear diversas técnicas. La más difundida es emplear servilleta o papel humedecido como base para nuestra semilla. No obstante, hay otras técnicas como el uso de algodón húmedo, en tierra directamente, con agua o en un disco de turba prensada conocido comercialmente como jiffys.

Se puede optar por la incorporación de catalizadores de germinación que acortan el tiempo del cambio de semilla a plántula mediante el reblandecimiento de la corteza y la estimulación metabólica de la misma, aunque podemos prescindir de este recurso si el tiempo no nos preocupa.

Durante la germinación de las semillas de marihuana, en interiores y controlando las condiciones, se puede hablar entonces de tiempos entre 24 a 72 horas. Mientras que, la germinación en exteriores puede abarcar desde 5 a 15 días. La temperatura durante la germinación debe estar comprendida entre un rango de 1 a 24 grados centígrados.

Fase Vegetativa

Se refiere a la fase más importante para obtener una planta de marihuana. La fase vegetativa es fundamental debido a que, se trata del tiempo que necesita la planta en obtener la forma y el tamaño idóneo para experimentar la siguiente fase con éxito. Es necesario conocer los procesos que actúan en ella y su repercusión dentro del rendimiento.

Cuando se habla de la fase vegetativa, comprende periodos largos, de 2 a 5 meses en exteriores y hasta 2 meses en interiores controlados. Del mismo modo, dependerá de aspectos como, si la germinación de la semilla de nuestra planta de marihuana se llevó a cabo en exteriores.

En España se cuenta con un clima que nos ayuda a germinaciones que comprenden desde mediados de marzo hasta junio, de modo que, el crecimiento suele producirse hasta inicios o mitad de agosto y con este dato se puede planificar un periodo de cultivo a modo de proyección.

La planta de marihuana deberá ser trasplantada a un disco jiffy o a una maceta para que emprenda la fase de crecimiento como tal. Con lo cual, es importante respetar el fotoperíodo considerando 18 horas de luz y 6 de oscuridad, diariamente. Dicho equilibrio entre luz y ausencia de luz, es la pieza fundamental para su correcto desarrollo.

etapa de crecimiento vegetativo

La fotosíntesis que lleva a cabo una planta de marihuana es de carácter oxigénica. Ella absorbe dióxido de carbono y luz para transformarlos en compuestos necesarios para su desarrollo que le deriven energía para su crecimiento (carbohidratos) y liberan oxígeno. Durante las horas de oscuridad, la planta metaboliza células vegetales mediante el intercambio de gases.

Asimismo, esta fase está condicionada por el tipo de semilla, cultivo y variedad. Las plantas autoflorecientes suelen desarrollarse de 3 a 5 semanas luego de germinar. Mientras que, las feminizadas son más lentas, de 6 a 8 semanas. El uso de fuentes lumínicas de baja potencia se traduce en un crecimiento ralentizado en comparación con una fuente potente.

En cuanto al tiempo en exteriores, siendo semillas feminizadas o semillas regulares, la fase vegetativa suele contemplarse de 8 a 9 meses para su crecimiento como tal. Razón por la cual, se estila realizar el cultivo en interiores, proporcionando las condiciones físico-químicas y ambientales de manera artificial y ganar una reducción considerable de tiempo de desarrollo.

Cuando se garantizan los parámetros o condiciones para nuestra planta de marihuana, ella comienza a desplegar sus primeras inflorescencias y este, será el indicador del avance de fase hacia la floración, con lo cual, se deben reajustar los parámetros.

Fase de Floración

Comprende la vida adulta y abarca un periodo de entre 18 a 14 semanas, influenciado por la atención y cuidado que se le otorgue, junto a la variedad escogida para cultivar. En semillas fotodependientes feminizadas no se alcanza la adultez de la planta hasta dentro de 4 o 7 meses tras su germinación.

Una planta de marihuana cultivada tras semillas autoflorecientes requerirá de 4 a 8 semanas partiendo desde la primera aparición de pelos que demuestran el sexo de la misma. Las variedades feminizadas, en interiores, abarcan de 10 a 12 semanas como mínimo.

Una planta adulta se refiere a aquella que alcanza todas las características inherentes al resultado del esmero y cuidado. De lo contrario, podría demorarse más tiempo, aunque la espera en este caso siempre merecerá la pena. Una planta fuerte y vigorosa está preparada para sostener los anhelados cogollos. Su transición de fase es crucial para que sea así.

etapa de floración de marihuana

La destreza del cultivador y la observación de rasgos de la planta puede que sea lo más importante del proceso para avanzar en fases dentro de nuestro cultivo. Puede suceder que, tras un mes luego de la germinación, la planta de marihuana tenga un aspecto débil y sea pequeña, con lo cual debemos aguardar más tiempo en la fase vegetativa.

Es necesario considerar que la estimación de los tiempos por fase es de forma referencial debido a que, existen variedades que enmarcan de manera autónoma, su floración (por ejemplo, las autoflorecientes). Con respecto a semillas de temporada, será necesario ajustar a 12 horas de luz y oscuridad por día para provocar estrés lumínico e inducir la floración.

Dicho esto, el tiempo de floración pasa a ser un factor relativo y referencial al banco de semillas de donde hemos adquirido la nuestra. Determinar cuándo culmina esta fase para proceder a limpiar raíces y cortar dependerá del desarrollo de los cogollos, que vayan engordando hasta verse cubiertos por la mayoría de pistilos y estos nos mostrarán cuándo cosechar.

Operación de Curado y Secado

Esta operación no forma parte de una fase en sí, pero conforma un paso que requiere de tiempo para lograr una producción óptima dentro del fascinante proceso. De este paso se obtienen las propiedades organolépticas de nuestro producto, tales como olor, sabor y la potencia en su ansiado efecto.

El secado es la primera operación a la que someteremos la cosecha de la planta de marihuana. Consiste en cortar todos los cogollos y colocarlos sobre una red de secado, previamente lavadas las raíces con abundante riego al culminar el cultivo. Los cogollos se reservan en un sitio oscuro, seco y fresco. Diariamente, se rotan de la red para mantener su homogeneidad de forma y asentamiento.

Esta operación implica de 2 a 4 semanas y el indicativo de haber secado correctamente será el chasquido al doblar el tallo, pero solo doblarse sin quebrarse. Una vez alcanzado el secado, se procede a curar. La operación del curado es la más simple de todo el proceso.

secado de la marihuana

La cosecha de nuestra planta de marihuana termina con el curado, que radica en retirar y colocar todos los cogollos en un recipiente para dejarlos reposar con aireación constante. Se estilan de diversos materiales, como madera, cristal, plástico. El cristal es el más recomendado por no emitir agentes tóxicos u olores, aunque con la madera es más rápido.

Se mantiene en un sitio fresco, oscuro y seco. Cada día se abrirá el recipiente, por 5 minutos para airear la humedad que desprenda el tallo. Demora de 2 a 6 semanas. La prueba es que el tallo se quiebre y no se doble, que el cogollo pueda crujir al apretarlo, se degrade el color verde y no emane olor a hierba.

El producto final logrado al cultivar una planta de marihuana será el punto de partida de autoconfianza para cosechar más adelante con un criterio más afinado y seguramente, mejores resultados de cantidad, sabor, olor y efectos.

A manera de resumen, una planta de marihuana demora cerca de 3 meses en desarrollarse si se trata de variedades autoflorecientes o entre 4 o 5 meses para feminizadas. Junto al proceso de secado y curado, que suma de 1 a 2 meses adicionales. Los tiempos dependerán de la variedad y de los cuidados que tengamos durante el cultivo.

Deja tu opinión

Suscribiéndote a nuestra newsletter nos AUTORIZAS a enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por la empresa.