Cómo preparar la tierra para cultivar marihuana en exterior

Cómo preparar la tierra para cultivar marihuana en exterior
Por 18 August, 2020 Ningún Comentario

Cómo preparar la tierra para cultivar marihuana en exterior

¿Estás pensando en tener tu propio cultivo de cannabis? Las plantas en outdoor nos pueden dar increíbles cosechas si sabemos cómo cuidarlas desde el principio. Antes de ponerte manos a la obra es importante saber cómo preparar la tierra para cultivar marihuana en exterior.

Cuando queremos plantar marihuana debemos identificar el tipo de tierra que tenemos y sus características para ayudar a nuestras pequeñas a crecer y florecer para aprovechar todo su potencial.

Los meses de abril y mayo son ideales para preparar la tierra para el cultivo de cannabis en exterior. Además, puedes aprender diferentes técnicas de cultivo para conseguir un cultivo sano, fuerte y vigoroso.

Coge papel y boli, porque en Absolute Seeds te explicamos todo lo que tienes que sabes para preparar la tierra en cultivos de marihuana outdoor.

Primeros pasos para cultivos de marihuana en exterior

Conseguir un suelo que tenga características ideales para nuestros cultivos es fundamental; debemos tener en cuenta que la tierra es ese espacio donde la planta de marihuana se desarrolla en todas sus etapas (germinación, crecimiento, pre-floración, engorde y maduración).

Si vas a plantar cannabis, te recomendamos una serie de pasos previos para cultivar en exterior y que tus cosechas sean de mejor calidad ¡Ya nos lo agradecerás!

Identificar características de tierra para cultivar marihuana en exterior

El tipo de tierra que tenga tu huerto afecta a la capacidad de retención de agua y a la frecuencia de riego. Un suelo correcto es aquel rico en nutrientes, microorganismos, esponjoso y con una buena relación aire-agua.

Podemos clasificar la tierra en función de su composición:

-          Arenosa: este tipo de tierras disponen del espacio suficiente para que las raíces de la marihuana puedan extenderse. Suele ser rica en minerales, pero requiere de cuidados específicos en cuanto al riego y su frecuencia, y es que tienden a absorber mayor cantidad de agua.

-          Arcillosa: no es la más recomendable ya que suelen tener una retención más lenta, se humidificándose y volviéndose más compacta, lo que dificulta que las raíces crezcan a sus anchas.

-          Tierra franca: Compuesta por ambos tipos, es la ideal para cultivar cannabis en exterior; solo tienes que saber jugar con las proporciones.

Te recomendamos conocer el nivel de pH y textura de tu zona de cultivo para conocer con mayor exactitud qué necesidades tiene y qué productos vas a tener que emplear de cara las siguientes etapas de las plantas.

¿Un consejo? Para conocer la textura y saber si la tierra está lista para plantar cannabis es tan fácil como coger un poco de tierra e intentar deshacerla. En el caso de que ésta se queda pegada a los dedos, o por el contrario se deshace en polvo, es mejor esperar un par de días.

Características de la zona de cultivo ideal

Antes de elegir el lugar donde realizar tu cultivo en exterior, debes de comprobar si cumple los siguientes requisitos:

  •          Terreno plano y discreto con un suelo lo suficientemente fértil.
  •          Recibe una media de entre 4 y 6 horas de luz directa.
  •          Toma de agua cercana.
  •          Suelo con una profundidad mínima de 30-50 cm (si el suelo no tiene esa profundidad, se debe elaborar un bancal elevado)
  •          Zona libre de plagas e insectos.

Germinar semillas de marihuana

Antes de poder tener tus plantas al exterior debes germinar las semillas y trasplantarlas en una maceta de 0,25 Litros (10 x 10 cm). Una vez la planta haya superado los 20 centímetros y veas que las raíces están fuertes, puedes trasplantarlas al exterior (depende también del clima).

Tierra marihuana en exterior: ¿Hoyos o bancales en plantaciones de cannabis?

Depende del tipo de tierra de la que dispongas y los resultados que quieras conseguir con tus cosechas, te compensa más un tipo de cultivo u otro.

Hoyos individuales para cannabis

Las plantas de cannabis crecen bien en espacios de 50 x 50 cm. Puedes preparar una zona de tierra con agujeros de este tamaño, dejando una separación de 1,5 m a 2 m entre hoyos.

Después prepara una mezcla de tierra para cannabis con la tierra que has sacado (cerca de los 130 litros) y mézclalo con tu sustrato.

En tierras arenosas este tipo de cultivo es más complicado porque la retención de líquidos es un gran inconveniente; debes sujetar la planta hasta que el nivel de la tierra de la maceta en la que creció la planta esté al mismo nivel del suelo. Después rellena el hoyo de plantación con la mezcla y aprieta ligeramente con la mano para que se asiente.

En caso de que dispongas de tierra arcillosa espera a que, una vez después del riego o de lluvias, seque hasta el punto que sólo se encuentre húmeda la primera capa de tierra; echa en el fondo del agujero entre 10 y 15 cm de grava de drenaje y rellena el resto con sustrato.

Ten en cuenta que, si vamos a preparar un agujero, tenemos que profundizar hasta donde nosotros creamos conveniente; cuanto más profundo y ancho sea, más espacio tendrán las raíces para crecer.

Bancales elevados para cultivos marihuana

Un bancal es una zona del suelo que se delimita para cultivar en ella de forma permanente, mientras que a su alrededor se deja un espacio para pasillos donde no se cultivará.

Los hay de madera, de ladrillo, etc. pero lo más importante es que debe tener unos 20 cm de alto para poder hacer las capas necesarias, de ancho no más de 1,20 metros o no resultará cómodo para trabajar.

Además de necesitar una gran cantidad de sustrato y tierra de calidad, te recomendamos cavar el fondo del bancal previamente para que en la tierra no esté muy dura y así haya una mejor transpiración.

Bancal profundo

Se trata de un bancal un poco por debajo del nivel del suelo (30-50 cm aproximadamente) en el que es la propia tierra la que hace de muralla de toda la zona delimitada. Si tenemos tierra de calidad se supone que no es necesario ningún tipo de sustrato.

Plantar marihuana en exterior: limpiar tierra de cultivo

Una vez hayas decidido qué tipo de cultivo es el más adecuado para tu cosecha, debes limpiar el terreno previamente y asegurarte de que todo queda preparado antes de trasplantar las macetas.

Para ello no hay nada mejor que la forma tradicional; elimina las malas hierbas desde la raíz para evitar que vuelvan a aparecer y evita el uso de productos químicos para ello.

Preparar tierra para cultivo en exterior:

Eliminadas las malas hierbas es el momento de airear la tierra ya que no puede estar ni muy seca porque se hará polvo ni muy mojada porque se apelmazará.

Debes aprovechar para airear el suelo 3 ó 4 días después de que haya llovido para conseguir los mejores resultados. En su defecto, se puede aprovechar los días posteriores de haber regado la zona de cultivo de forma abundante.

Paso 1: Aplicar sustrato o abonado

Primero debemos aplicar una capa abundante del abonado o sustrato que vayamos a utilizar para la tierra (unos 5-10 cm), preferiblemente de origen orgánico. Un sustrato casero es rico en macro y micronutrientes, lo que significa que dependerás menos de los fertilizantes químicos.

Algunas de nuestras recomendaciones son:

-          Lombricompuesto.

-          Guano de murciélago.

-          Polvo de roca.

-          Fibra de coco.

-          Compost madurado o estiércol.

-          Sustrato orgánico como los de Bio Bizz.

Paso 2: Airear la tierra de cultivo

Con la ayuda de una pala de jardinero y una carretilla haz un hueco para poder trabajar con la tierra, después clava la pala unos 30 ó 40 cm y ve retirando la tierra a un lado para retirar las piedras e ir deshaciendo los trozos de tierra.

Cuando hayamos desplazado toda la tierra, añadimos de nuevo la tierra que hemos retirado y de esta forma trabajar con mayor facilidad.

Paso 3: Aplanar el suelo

Con un rastrillo o con la ayuda de nuestras manos iremos aplanando la tierra hasta que quede la superficie lisa.

No debes preocuparte si queda muy compacta la primera capa del suelo ya que, en el momento de trasplantar las plantas, éstas ya están bastante crecidas. Al aplanar bien la zona estaremos dándole más estabilidad a nuestras plantas.

Preparar tierra para cultivar marihuana de un año a otro

¿Te gustaría tener listo tu terreno para el año que viene? Consigue una tierra rica en nutrientes y microorganismos beneficiosos para las raíces de nuestras plantas siguiendo estos pasos:

Paso 1: Limpiar la tierra

Tal y como mencionábamos antes, puedes hacerlo 3 ó 4 días después de que llueva o después del riego. De este modo podrás quitar las malas hierbas con mayor facilidad.

Paso 2: Enriquece el suelo

Coloca la tierra en un recipiente grande y con un rastrillo ve dividiéndola para que esté bien aireada. Cuando veas que la tierra está suelta es cuando puedes enriquecerla con cualquiera de los sustratos que tengas (cáscaras de huevo, fibra de coco, humus de lombriz…).

Paso 3: Mezclar abonos con tierra

Retira una parte del propio bancal o agujero para de poder desplazar la tierra hacia adelante sin mezclarse demasiado. Al llegar al final, añade la primera parte de tierra retirada y mezcla con los abonos y la capa de estiércol.

Después es sólo cuestión de aplanar la superficie con cuidado y mantenerla limpia hasta la Primavera cuando llegue la época de sembrar.

 

Recomendaciones:

Debes de tener en cuenta que en el cultivo cannábico es tan importante la calidad de las semillas de marihuana como los cuidados que reciba la planta durante la floración, por ello no podemos despedirnos sin darte unos últimos consejos:

-          Si vas a cultivar semillas de marihuana autoflorecientes te recomendamos el uso de micorrizas y trichodermas para proteger sus raíces y mejorar la absorción de nutrientes.

-          Para climas muy cálidos se necesita un sustrato que retenga el agua junto al equilibrio con la aireación, mientras que para climas muy fríos se necesita un sustrato que pueda aislar y proteger la raíz de las altas temperaturas.

-          Los más expertos utilizan perlita ya que mejora enormemente el drenaje y la aireación del suelo; es el acondicionador para tierra más utilizado.

Esperamos que este post te haya resultado útil para conocer los diferentes tipos de tierra para cultivo de cannabis y sus cuidados específicos. Con este tipo de consejos podrás conseguir plantas de marihuana con mejor rendimiento ¡Mucha suerte!

Deja tu opinión

Suscribiéndote a nuestra newsletter nos AUTORIZAS a enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por la empresa.