Lavado de raíces en marihuana: ¿Cuándo hacerlo?

Lavado de raíces en marihuana: ¿Cuándo hacerlo?
Por 12 September, 2019 Ningún Comentario

Lavado de raíces en marihuana: ¿Cuándo hacerlo?

La diversidad genética de la marihuana se evidencia desde la semilla, cada planta tiene un perfil único y distinto en cuanto a sus cannabinoides.

La concentración de moléculas gustativas y olfativas aporta un sabor distinto en cada cosecha y para garantizar que tenga buen sabor puede ser necesario realizar un lavado de raíces.

Cada parte de la planta de cannabis cumple una función dentro de su cultivo y aunque no nos detenemos a pensarlo, la calidad de nuestra hierba depende de las condiciones de crecimiento desde la siembra.

Si queremos cosechar un buen cannabis y no contamos con mucha experiencia en el proceso de cultivo, no está de más repasar las características morfológicas de la planta para conocer la función de cada una de sus partes.

En este sentido es válido preguntarnos para que sirve la raíz en las plantas. La raíz representa el corazón de la planta y se encarga de tomar el oxígeno y los nutrientes de la tierra para enviarlos a todo el sistema.

Lavado de raíces en marihuana ¿Cuándo hacerlo?

Las plantas de raíz saludable terminan por ser especies prósperas y de crecimiento constante. Está compuesta por una raíz principal que es más grande y de ella se desprenden raíces secundarias de menor tamaño.

Los nutrientes que absorben las plantas por la raíz son parte fundamental de su proceso de crecimiento. Todos los sustratos, el oxígeno y el agua viajan a través de pequeños filamentos raíz por raíz hasta suministrar toda la alimentación que demanda el sistema metabólico de la planta, además de mantenerla en pie.

La raíz de la planta puede verse afectada por falta o exceso de hidratación, pueden ocurrir tragedias como secar una planta de raíz si permites que llegue a tomar una coloración marrón como muestra de deshidratación. También es posible que la raíz se sobrecargue de nutrientes y el sabor de los cogollos sea desagradable.

Raices de marihuana

Conocer para que sirve la raíz de la planta te ayuda a estar atento a los agentes que puedan afectarla, no querrás que tus cogollos dejen un mal sabor o chispeen al fumarlos por sobrefertilización.

Ten presente que el crecimiento es progresivo, se desarrolla una raiz dentro de otra raíz y poco a poco forman un gran cuerpo que tomará alimento hasta que lo necesite, cuando la planta ya no lo necesite debes dejar de aportárselo.

Para que sepas reconocer el bienestar de la raíz de un producto, ejemplos sobran pero lo más importante es que lleves control de la nutrición de tus plantas hasta la semana 6 o 7 de floración.

¿Cómo se hace un lavado de raíz?

El lavado de raices es un procedimiento que ayuda a liberar la planta de alguna saturación de sustrato que haya quedado adherido; hacer lavado de raíces en el momento justo puede salvarte de cosechar la peor hierba.

El lavado de las raíces no es más que colocarle gran cantidad de agua a la tierra hasta desaparecer las sustancias que le has aportado para ayudar a su crecimiento, no hay una cantidad exacta de agua que debas aplicar pero sí existen algunas técnicas que te permiten determinar si el lavado fue eficaz o no.

Afortunadamente no es necesario ser un erudito para saber como lavar la marihuana, aunque sí debes hacerlo de forma correcta para que puedas disfrutar de cogollos realmente fantásticos y de un sabor agradable.  

A continuación te explicaremos cuando y como hacer lavado de raíces marihuana, el objetivo es que tu planta utilice todo su potencial interno y ofrezca una cosecha de calidad.

cómo lavar las raíces de marihuana

Deberás aplicar agua libre de sales en la tierra, cuando lo haces en cultivos interiores la cantidad recomendada es el triple de la capacidad de la maceta, aunque dependerá realmente de la forma en que se ha alimentado la planta durante su crecimiento y su nivel de electroconductividad (EC).

La EC es especialmente importante en los cultivos de cannabis porque tiene que ver con la cantidad de sólidos que se han disuelto en el sustrato y quedan disponibles para que la planta los absorba.

Lo primero que debes hacer es medir la EC tomando con un vaso parte del agua que drena la planta después del riego, para ello emplea un medidor de EC. Si el medidor arroja un número superior a la EC que tenía el agua de riego quiere decir que existe una saturación de sales en las raíces.

Entonces empiezas a aplicar agua hasta que la medición de EC entre el líquido de riego y drenaje sea igual, por supuesto más baja que la inicial.

¿Cómo hacer lavado de raíces en exterior?

Si se trata de cultivos exteriores es un poco más fácil, basta con inundar la maceta o área de siembra unas dos o tres veces al día.

Para conseguir que el lavado de raíces sea efectivo debes realizarlo cuando falte entre 15 y 20 días para cosechar. Una vez que liberes la planta de sustrato la forzarás a que utilice el alimento residual que se encuentra en su sistema, así no quedará ningún sustrato que pueda dañarla.

Una vez que el lavado de raíces es efectivo las hojas de la planta empezarán a decolorarse, hacia el final de la floración, alcanzando un verde más pálido casi amarillento. Si observas fotos de raices de plantas cuando no han sido lavadas se les ve con un tono blancuzco, por las sales minerales.

Después del lavado de raíz no tienes que aplicar ningún otro fertilizante simplemente queda esperar que nuestro cultivo esté listo. Solo debes seguir con el riego habitual de la planta con agua, también puedes comprar algún producto específico para la fase de limpieza.

Recuerda que el proceso de lavado puede perjudicar la planta si te anticipas al instante ideal para hacerlo, cuida muy bien que tu cultivo esté en la fase de desarrollo idónea para ejecutarlo.

Lavar raíces de marihuana

No olvides medir el nivel de EC del agua que utilizas para el lavado, en algunas zonas el agua de grifo supera 0,4 de EC, si es tu caso tendrás que usar agua purificada o destilada. 

Preparación de tu planta después del lavado

Una vez que realizas tu cosecha, aunque estés ansioso por empezar a quemarla y probar su sabor, lo ideal es que te tomes tiempo para curar los cogollos y no desperdiciar nada de su potencial. Un buen proceso de curado ayuda a mejorar aún más el sabor del cannabis y elimina algún exceso de clorofila.

Lo mejor es que dediques tiempo a tu planta y apliques técnicas que puedan acabar con el exceso de sales. Otro sencillo procedimiento que puedes realizar es el lixiviado de nutrientes, que consiste en regar para arrastrar con el sedimento que se acumula en el fondo de la maceta.

Este procedimiento se diferencia del lavado de raíces, ya que se trata de un riego abundante que se realiza cada 4 o 5 riegos durante el período de floración de la planta. El procedimiento es añadir una medida de agua y después de 1 hora aplicar la misma cantidad.

El mejor momento para realizar el corte de tus cogollos es por la mañana porque durante la noche la planta renueva su producción de resina. Córtalos desde la base y luego aplica manicura a los cogollos.

Planta de cannabis con las raices limpias

Si no sabes como limpiar hojas de plantas puedes empezar por quitar las de mayor tamaño y luego cuelga las plantas boca abajo durante una semana, cuando las hojas estén secas puedes realizar cortes con cuidado para no dañar las flores. La manicura puedes también hacerla en húmedo.

Después de 15 días tus cogollos estarán totalmente secos, ten la previsión de tener un cuarto de secado bien oscuro, donde puedas mantener una temperatura entre 18 y 23 ºC. Durante el secado la hierba pierde la humedad restante y, durante este tiempo debes estar muy pendiente, para que las hojas más pequeñas no desarrollen hongos.

Si alguna planta llega a infectarse debes sacarla inmediatamente del cuarto de secado, después de un mes la hierba puede fumarse. Este tiempo es el más adecuado para que todas las propiedades de la planta estén en su forma más óptima.

Todo el trabajo que lleva el cultivo de cannabis desde la aparición de la primera raíz será recompensado con cada fumada que puedas disfrutar de un cannabis cultivado, con los estándares de calidad que tú mismo has adaptado para ellos.

Cuando consigas saborear una hierba suave pero de efecto intenso que se desliza por tu garganta, verás que cada paso para el cuidado de las raíces de tu planta era necesario.

Parece increíble que con solo añadir agua en el momento indicado, puedas mejorar el sabor de tu hierba y reforzar el desarrollo de tu planta. Una vez que tu cultivo esté en la etapa de desarrollo, dedica un poco más de tiempo a realizar una observación exhaustiva.

Lo ideal es que observes cualquier cambio en la morfología de la planta y atender a tiempo alguna variación. Si notas un verde muy intenso y subido en las hojas durante la fase intermedia de la floración, es señal de un exceso de nutrientes y la planta necesitará un lavado de raíces o el lixiviado de ellas.

Deja tu opinión

Suscribiéndote a nuestra newsletter nos AUTORIZAS a enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por la empresa.