Contenido exclusivo para mayores de edad

¡ATENCION! Debido a huelga indefinida del sector del transporte los pedidos pueden sufrir retrasos mientras esta situación no se solucione

Ley española y clubes cannábicos

Ley española y clubes cannábicos
Por 23 marzo, 2018 1 Comentario

Ley española y clubes cannábicos

La legalización de la marihuana es un debate que no acaba nunca. Son muchísimos los años que llevan luchando algunos colectivos para conseguirlo, pero desgraciadamente, todavía no existe una ley que se ocupe de la legalización de la misma.

En España se cuenta con varias Comunidades Autonomas, como son por ejemplo el País Vasco y Cataluña, donde existen asociaciones que permiten un consumo legal de la marihuana. En Navarra y las Islas Baleares se analiza el consumo responsable de este tipo de sustancias.

Por este motivo en el parlamento catalán se ha preparado, gracias a una iniciativa popular, una legislación para poder regularizar tanto el cultivo y la distribución del cannabis, como los clubes.

¿Para qué sirven los clubes de cannabis?

Los clubes cannábicos, son unas asociaciones sin ánimo de lucro en las que sus socios pueden consumir marihuana tanto para fines recreativos como terapéuticos, siempre previo pago de una cuota mensual.

Para que estos clubes sean completamente legales y se pueda acudir a ellos sin problema, deben estar inscritos en el registro autonómico de asociaciones

La primera comunidad autónoma en la que se registraron estos clubes fue Cataluña. Hoy en día, ya puedes encontrar más de 500 asociaciones en los distintos registros autonómicos y cerca de 100 más están en este momento pendientes de aprobación.

¿Hay algún tipo de ilegalidad o alegalidad en estas asociaciones?

Consumir marihuana dentro de este tipo de clubes es completamente legal, aunque la venta o el cultivo de esta sustancia continúan estando prohibidos.

Para pertenecer a una de estas asociaciones debes tener un carnet que autentifique tu pertenencia al club, y para obtenerlo debes ser recomendado por un socio anterior. De esta manera podrás comenzar a consumir cannabis en el interior de estos locales.

El Tribunal Supremo vigila muy de cerca estos clubes para evitar que se trafique con esta sustancia, aunque avala este tipo de pequeñas asociaciones.

En estas asociaciones, cada socio ha de llevar su propio cannabis y está prohibida expresamente su venta. Normalmente cada uno de los socios dispone de su propio cultivo para su autoconsumo. ¿Cómo pueden conseguir los productos que precisan para la plantación?

Tanto los armarios de cultivo como las semillas o los diferentes tipos de lámparas puedes obtenerlas a través de tiendas físicas u online llamados Grow Shops.

El dinero que se genera en este tipo de clubes ha de repercutir íntegramente a ellos mismos, ya que está prohibido obtener cualquier tipo de beneficio personal de una asociación de estas características. Las asociaciones que están reguladas formalmente realizan sus liquidaciones correspondientes ante el ministerio público, de la misma forma que lo haría cualquier empresa.

Las asociaciones y clubes cannábicos piden una ley que pueda regular esta situación

La legislación que rige en la actualidad no es muy clara con respecto a la regularización de las asociaciones, y muchas personas se aprovechan del vacío legal existente para traficar con esta sustancia.

Aquellos clubes que sí cumplen con todos y cada uno de los requisitos exigidos, están completamente desamparados ante la ley.

El factor de la opinión pública también es sumamente importante. El cambio de opinión que se ha producido en los últimos años es trascendental. Por todo ello, es imprescindible que la normativa se actualice y se pueda legalizar el consumo para unos usos muy concretos.

Leyes del cannabis y política

Cada país ha establecido unas leyes propias acerca del cultivo y consumo de cannabis. En cuanto a la ley española, como ya se ha dicho, las competencias recaen en cada una de las Comunidades Autónomas, aunque se ha creado una subcomisión con el encargo de aprobar el consumo medicinal de esta sustancia en España.

Consumo medicinal

A mediados de 2017, en el Parlamento español se creó una comisión para presentar un informe que esclarezca y autorice o no el consumo del cannabis medicinal en España.

Para que se pueda tener una percepción realista de lo que representa el cannabis medicinal para aquellos enfermos que lo necesitan, las autoridades competentes en el tema tienen la obligación de reunir a la mayor cantidad de expertos posibles en el marco de la cámara baja y que se tomen las decisiones más adecuadas a este respecto.

Tanto científicos como médicos extranjeros y nacionales que representan a plataformas de pacientes y asociaciones están citados a comparecer en el Congreso.

Ellos podrán ofrecer una perspectiva más amplia que las que puedan tener la gran mayoría de políticos que conforman los escaños del Congreso y basada en evidencias científicas.

El retraso en legislar afecta a los enfermos con mucho dolor

A pesar de la lentitud con la que se tramita este proceso en el Congreso, es una buena noticia que se esté llevando a cabo. Esto garantiza que en un breve espacio de tiempo, aquellas personas que padecen fuertes y graves dolores podrán recibir algunos tratamientos y terapias que se basan en la utilización de estas plantas.

Muchos pacientes alegan que es una situación que debería resolverse con mayor rapidez, ya que sus dolores no entienden de leyes y no esperan a poder ser tratados, sino que hay que convivir con ellos a diario.

Por ello, se exige que se agilice la burocracia para que en España puedan tratarse estos dolores con los mismos tratamientos que en otros países como Alemania, Canadá o Estados Unidos, que son las grandes referencias a nivel mundial.

Se espera que con la ayuda de los científicos y del resto de expertos que comparecerán se cambie la percepción del uso de este tipo de sustancias. Su utilización no debe estar asociada tan solo a la drogadicción, sino que tiene una serie de usos terapéuticos de forma natural.

A finales de 2017 en el Parlamento riojano se despenalizó la utilización del cannabis y su uso como terapia o tratamiento para enfermos.

Caso real - Asociaciones y Ley

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la absolución, dictada por la Audiencia de Barcelona, de dos directivos de un club de consumo compartido de canabis de Barcelona, y rechaza el recurso de la Fiscalía, que pretendía que fuesen condenados por delito de tráfico de drogas o favorecimiento de su consumo ilegal, y delito de asociación ilícita.

El Supremo absuelve al apreciar en la actuación de los acusados un error de prohibición invencible (creencia de que actuaban dentro de la legalidad), derivado del informe de la Fiscalía que no se opuso a la inscripción del club en el Registro de asociaciones al no apreciar indicios de delito en sus estatutos.

La sentencia mantiene la absolución del presidente y un segundo directivo de la Asociación “María de Gracia Club”, de Barcelona, que tenía como fines según sus Estatutos la creación de un centro de reunión de gente consumidora de cáñamo o tabaco, la investigación genética y el establecimiento de un club de fumadores, así como la difusión cultural informando a los socios de las cuestiones relativas al cáñamo.

Dicha Asociación presentó sus Estatutos en el Registro de Asociaciones de la Generalitat de Catalunya y la Dirección General del Derecho y de Entidades Jurídicas dispuso su inscripción en el Registro el 22 de Marzo de 2012, con el previo informe de la Fiscalía Provincial de Barcelona, de fecha 1 de Febrero de 2012 que no resultaba desfavorable.

La Audiencia de Barcelona dictó la absolución considerando que se daban las condiciones de un consumo compartido no punible penalmente, lo que no es compartido por el Supremo, que absuelve por la existencia de error de prohibición invencible.

El Supremo, en sentencia de la que ha sido ponente el magistrado Joaquín Giménez, destaca que en este caso existe un hecho diferencial respecto a la sentencia del Pleno Jurisdiccional de la Sala, de 7 de Septiembre de 2015, que condenó a los responsables de otro club de cannabis de Bilbao, con la que la nueva sentencia no es contradictoria.

Ese hecho diferencial se encuentra en que la Dirección General del Derecho y Entidades Jurídicas de Catalunya, antes de acordar la inscripción en el Registro de Asociaciones de la Asociación “María de Gracia Club”, solicitó un informe del Ministerio Fiscal el cual el día 1 de Febrero de 2012 de manera inequívoca alegó que “tal y como aparecen expuestas y redactadas -las normas estatutarias- no es posible advertir una vocación de favorecimiento y facilitación del consumo ilegal de estupefacientes, no solo por no ser acordes con el resto de los fines anunciados sino también por los condicionamientos previstos para su realización (espacio no público, reservado a socios, todos ellos mayores de edad…) Por tales razones, en este estado inicial de la vida de la Asociación no es de apreciar la existencia de hechos constitutivos de delito”, señalaba la Fiscalía.

Dicho informe de la Fiscalía añadía que tales consideraciones no implicaban descartar que, si en el desarrollo de su actividad fueran realizados actos subsumibles en el artículo 368 del Código Penal (tráfico o promoción del consumo ilegal de drogas tóxicas), “pueda entonces ser apreciada la existencia de un delito contra la salud pública”.

La Sala II entiende que, debido a ese informe de la Fiscalía, concurre en el caso del club María de Gracia un error de prohibición invencible, que excluye la responsabilidad penal, ya que los directivos pensaban que actuaban de acuerdo a derecho.

La sentencia expone que el presidente y el vocal de la Asociación, al ver el informe del fiscal de 1 de febrero de 2012, no tenían ninguna exigencia de indagar o buscar otra fuente fidedigna de información para asegurarse de la licitud de la misma. En este sentido, recuerda que dicho informe reconoce explícitamente la legalidad de la Asociación por lo que “no se nos alcanza a qué otra fuente de conocimiento más solvente podrían/deberían haber acudido los absueltos para salir de una duda que objetivamente no tenían por la propia claridad y contundencia del informe referido”.

Asimismo, argumenta que si la finalidad de la Asociación es la creación de un centro de reunión de gente consumidora de cáñamo, la creación de espacios privados de personas fumadoras, si los socios deben firmar unos compromisos en la hoja de admisión, si se trata de crear un consumo responsable y no abusivo del cáñamo, buscando una alternativa al mercado negro, con respeto a la legalidad vigente y sancionando con la expulsión de la Asociación la comisión de actos delictivos de tráfico de drogas, es evidente que las intervenciones policiales con ocupación de dosis de marihuana a socios que la obtuvieron allí, o la incautación en la propia sede, “son actividades que representan la razón de ser de la Asociación respecto de lo que el Ministerio Fiscal en su informe no efectuó ningún reparo”.

Conclusión

Con la proposición de ley del Parlamento de La Rioja, se insta al Gobierno de la nación a realizar las modificaciones necesarias para facilitar y regular el acceso de los tratamientos medicinales del cannabis que se derivan bajo prescripción médica, y para aquellas enfermedades donde se haya demostrado su eficacia.

Comentario (01)

    • Avatar
      Dr Schkair Juan Pablo
      nov 29, 2022

      Estimados, Como medico llevo 12 años tratando pacientes de alta complejidad que padecen múltiples condiciones medicas y las consecuencias secundarias a los intentos farmacológicos de tratamiento. Mejorar la calidad de vida y reducir daño se convierten en lo esencial en mi trabajo. Mejorar sintomatologia tomando menos medicación reduce el daño secundario a fármacos típicos. Pero... como se hace ? quien sea que se encargue debe saber y hacerlo bien. El Cannabis es el futuro, el presente y fue una aliada de la humanidad por mas de cinco mil años.

Deja tu opinión

Suscribiéndote a nuestra newsletter nos AUTORIZAS a enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por la empresa.