Contenido exclusivo para mayores de edad

¡ATENCION! Debido a huelga indefinida del sector del transporte los pedidos pueden sufrir retrasos mientras esta situación no se solucione

Cultivo de guerrilla - 5 claves del éxito

Cultivo de guerrilla - 5 claves del éxito
Por 24 mayo, 2017 Ningún Comentario

Cultivo de guerrilla - 5 claves del éxito

Lo que se conoce popularmente como “cultivo de Guerrilla”, es un cultivo de exterior en el que las plantas se plantan fuera de nuestra propiedad. Preferiblemente en un lugar oculto y secreto en el medio de la naturaleza donde creamos que no puede ser descubierto fácilmente.

En este tipo de cultivos, por norma general, solo se efectúan unas pocas visitas a la planta en todo su ciclo de vida, a veces, una para plantar y otra para cortar.

Aspectos importantes a tener en cuenta:

Escoge el mejor lugar para el cultivo de guerrilla

Quizás el factor más decisivo a la hora de este tipo de cultivos es escoger bien el lugar en el que plantaremos las plantas de marihuana. Un lugar lo suficientemente perdido para que nadie más, aparte de ti, pase por donde están tus plantas.

Para ello es conveniente buscar un lugar oculto, alejado de senderos, de lugares muy transitados o que seann mantenidos por empleados forestales.

Debe de tener una fuente de agua cercana, que te permita regar las plantas.

Las horas de luz directo que recibe la planta en ese lugar también son un dato importante, la planta necesita luz solar directa para crecer y desarrollarse, en lugares con noches frías es más importante que de el sol por la mañana para evitar las bajas temperaturas matutinas.

Elige la mejor variedad para el cultivo de guerrilla

Dependiendo de la zona en la que vivamos y su clima podremos elegir plantas con floraciones más o menos largas. En el norte de España por ejemplo es aconsejable elegir variedades feminizadas rápidas y resistentes a la humedad, que terminen antes del comienzo de las lluvias otoñales. Mientras en el sur su clima permite cultivar variedades que se cosechan más tarde.

Desaconsejamos plantar semillas regulares en este método, ya que podríamos perder muchos esfuerzos en cultivar machos.

También es muy válida la opción de las autoflorecientes, pues en este caso sabemos exactamente cuándo cosecharemos la planta, permitiéndonos adelantarnos a la “temporada alta” de cosechas y detenciones. También se puede realizar una doble cosecha si aprovechas bien los tiempos.

Variedades como la Nordés y la Critigal están entre las feminizadas más demandadas por nuestros clientes para este tipo de cultivos.

Entre las variedades autoflorecientes las más vendidas son Amazing Auto y Radical auto.

Prepara bien el sustrato

Por norma general la tierra de los montes suele ser muy compacta y arcillosa, lo que dificulta la labor de crecimiento de la raíz de la marihuana, lo aconsejable es cavar un hueco grande, hasta de un metro cuadrado e introducir en él tierra específica para cultivo de marihuana que hayamos comprado previamente en un Grow Shop.

Si el terreno que rodea a nuestra planta es más bien seco podemos enriquecer el sustrato con polímeros de agua que mejoran la capacidad de retención de los líquidos.

En cambio si el terreno es demasiado húmedo lo aconsejable sería añadir arcilla expandida que ayudaría a drenar mejor al sustrato.

Elige el mejor momento para plantar

Si puedes germinar tus semillas en tu cultivo de interior, o en la ventana de tu casa, mejor. Germinarlas directamente en el lugar del cultivo de guerrilla es incómodo y muy arriesgado, las plantas recién brotadas podrían romperse por el viento, la lluvia, un animal, una hoja, … además el sol directo podría secarlas y arruinar tu cultivo nada más empezar.

Por eso si puedes, germínalas en casa, protegidas de todo, a ser posible déjalas crecer lo suficiente para que puedan aguantar las condiciones climáticas del exterior.

El momento idóneo para trasplantar tus plantas a exterior es la primavera, cuando las bajas temperaturas del invierno dan paso a largos días y temperaturas más templadas. Es en ese momento cuando trasplantaremos a nuestras jóvenes plantas al sitio definitivo.

El riego y el abonado en el cultivo de guerrilla

El riego es fundamental en cualquier cultivo, al elegir el emplazamiento cercano a una fuente de agua tendremos un recurso cómodo para regar nuestras plantas.

Podemos esconder en el terreno una regadera para recoger el agua y regar las plantas cuando sea necesario. Cuando tienes un cultivo de guerrilla sueles mirar al cielo y preguntarte ¿lloverá mañana? Y es que si en 10 días no llueve, o si hace mucho mucho calor, toca ir a regar para que no se mueran las plantas.

Si hemos comprado una buena tierra para cultivo de marihuana y cavado un gran hoyo para cada planta no necesitaremos abonar a las plantas hasta la fase de floración.

Es en esta fase que los nutrientes del sustrato comienzan a escasear , por lo que es aconsejable añadir un abono rico en fósforo y potasio como el guano de murciélago o algo más específico como el BIO Flores de Biocanna.

Deja tu opinión

Suscribiéndote a nuestra newsletter nos AUTORIZAS a enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por la empresa.