Se conoce como revegetación al hecho de volver a llenar de plantas un lugar que las ha ido perdiendo. Sin embargo, cuando se habla de revegetar la marihuana se hace referencia a la técnica que consiste en volver a llevar a las plantas a la fase de crecimiento (o vegetativa) una vez que están en la de floración o incluso cuando la han terminado.

Revegetar Cannabis es una práctica que supone un cambio hormonal muy brusco para las plantas y les provoca un estrés tan grande que muchas veces no son capaces de superarlo, pudiendo llegar a morir durante el proceso.

Por tanto no es recomendable realizar revegetaciones de plantas de marihuana, salvo que se quiera conservar una genética que de otra forma se perdería.

Fotoperiodo y revegetación del Cannabis con luz natural.

En el caso del Cannabis no autofloreciente, las horas de luz (o de oscuridad) diaria que recibe una planta condiciona las funciones que realiza. Esto es lo que se conoce como fotoperiodo.

Cuando los días se van acortando, al final del verano, las plantas de marihuana obtienen menos horas de luz y más horas de oscuridad cada día. Esta es la señal que hace que pasen de la fase de crecimiento a la de floración.

No todas las variedades de Cannabis comienzan a florecer con las mismas horas de oscuridad diarias. Con menos de diez horas de oscuridad no suele pasar a floración  ninguna (salvo las autoflorecientes). La mayoría de ellas entran en la fase de floración cuando  hay entre 11 y 14 horas de oscuridad diarias.

marihuana revegetada

Este es el motivo que las plantas que reciben contaminación lumínica durante la fase de oscuridad, bien por estar plantadas bajo una farola o en una habitación donde la luz está encendida por la noche, no florecen adecuadamente.

También ocurre que la cantidad de horas de luz diarias que hay durante los meses de otoño son las mismas que durante los de primavera. Con la diferencia de que en otoño los días van decreciendo y en primavera son cada vez más largos.

Por eso, cuando se germinan semillas al principio de la primavera y las plantas se desarrollan rápidamente, suelen empezar a florecer a mitad de la primavera para volver a su fase de crecimiento al principio del verano.

Como han recibido un fuerte estrés y un parón en su crecimiento, estas plantas son menos productivas que las desarrollan su crecimiento sin interrupciones y que no revegetan. Nuestra recomendación es esperar hasta principios de mayo para germinar las semillas que van a ser cultivadas con luz solar, ya sea en exterior, invernadero, terraza o ventana.

Una cosa que ocurre con las plantas o esquejes que se han mantenido en crecimiento con 18 horas de luz cada día en cultivos de interior, comiencen a florecer en cuanto se sacan al exterior. Esto es debido a que, como puede observarse en la tabla inferior, el máximo de horas de luz diarias son 15 en los días más largos del año.

horas-de-luz españa

Cantidad de horas de luz solar diarias por mes.

Al notar un descenso brusco de las horas de iluminación, las plantas comienzan a florecer y luego revegetan para pasar de nuevo a la fase de crecimiento. Lo recomendable en estos casos sería realizar toda la fase de crecimiento en interior y sacarlas al exterior a finales del verano, cuando las horas de luz diarias hacen que las plantas comiencen su fase de floración.

Marihuana que revegeta en cultivos indoor.

Las revegetaciones de plantas de marihuana plantada interior con luz artificial son tan poco deseables como las de exterior. Los motivos son similares: estrés, reducción del crecimiento y salud más débil en las plantas, así como una descenso en el rendimiento del cultivo.

Las razones más habituales para que la marihuana revegete cuando se cultiva con lámparas están relacionados con el fotoperiodo y suelen ser:

  1. Que las plantas sufran contaminación lumínica durante las horas de oscuridad, porque el espacio de cultivo tiene un inadecuado aislamiento que permita la entrada de luz a su interior.
  1. Que no reciban la cantidad diaria de horas de luz que necesitan por una avería o una incorrecta programación de los temporizadores que controlan el encendido y el apagado de las lámparas que iluminan el cultivo.

Marihuana revegetada

Aunque el fotoperiodo suele ser la causa que más influencia tiene para que la marihuana comience a florecer existen otros factores que también empujan al Cannabis a dejar de crecer y comenzar a generar cogollos. Uno de ellos es el color de la luz. El adecuado para la fase de crecimiento es el blanco azulado de entre 450 y 500 nanómetros, mientras que para la floración  es preferible el anaranjado de entre 610 y 750 nanómetros.

Si durante la fase de crecimiento iluminamos el cultivo con una bombilla se sodio, de las llamadas mixtas que tienen un espectro anaranjado, algunas variedades comenzarán a florecer en un determinado momento, incluso con 18 horas de luz diarias. Esto puede evitarse utilizando como iluminación en la fase de crecimiento halogenuros metálicos o fluorescentes con el espectro de luz adecuado.

Revegetar marihuana para mantener genéticas.

Hay ocasiones en las que se descubre que una planta es excepcional cuando está acabando de florecer (y no se ha guardado un esqueje para mantener la genética) o que se ha muerto una madre y la única manera de mantener esa variedad en nuestro cultivo es a partir de una planta que ya está en floración.

Es en estas ocasiones en las únicas en las que recomendamos revegetar marihuana, ya que sería la única manera de conservar una genética excepcional.

Para realizarlo hay que retirar todos los cogollos y la mayoría de las ramas y hojas de la planta, pero no todas. Después de eso tenemos que intentar recrear las condiciones de luz y temperatura que se dan en primavera y que son las adecuadas para la fase de crecimiento de las plantas de cannabis:

  • Fotoperiodo de entre 18 y 22 horas de luz diarias. Hay quien prefiere darles 24 horas de luz pero, en nuestra opinión, es mejor que haya alguna hora de oscuridad para que las plantas se desarrollen mejor y tengan un menor nivel de estrés.
  • Luz de espectro blanco-azulado de entre 450 y 500 nanómetros, de fluorescentes mejor que de halogenuro metálico.
  • Que no haya una variación excesiva de temperatura en el cultivo y que sea similar cuando las luces están encendidas que cuando están apagadas.

Si la planta no muere, supera el estrés producido por la revegetación y vuelve a la fase de crecimiento, podrás utilizarla para sacar unos esquejes, hacer unas plantas madre y disfrutar durante mucho tiempo de esa genética que estuvo a punto de perderse.

marihuana-revegetada-en-exterior