¿Cuál es la manera más sana de colocarse con marihuana?

¿Cuál es la manera más sana de colocarse con marihuana?
Por 11 January, 2022 Ningún Comentario

¿Cuál es la manera más sana de colocarse con marihuana?

Hace mucho tiempo que colocarse con marihuana es bastante común en la sociedad. Ya sea de manera medicinal o recreativa, muchas personas y muchos países la aprobaron como legal. Quienes la cultivan en casa incluso pueden tener su propia forma de consumirla.

La forma tradicional de prender un porro en exceso puede causar problemas para la salud, sobre todo a nivel pulmonar como el cigarrillo. Pero hay maneras más modernas para consumir cannabis sin que se dañe la salud.

Consumo medicinal de la marihuana

La medicina ha aceptado los efectos relajantes y sanadores de esta planta y se receta para muchas dolencias, sobre todo en las ciudades donde está legalizada y se puede comprar con receta.

Como existe cada vez más personas que la consumen y hasta fechas de ventas especiales como el nuevo miércoles verde o el 4 de abril, se han utilizó métodos para consumir el cannabis de diferentes maneras y en distintos niveles.

No siempre es una droga psicoactiva, ya que necesita del calor para activarse. Cuando se hacen zumos, cremas, o infusiones en las que no se usa el calor extremo, no se activa el THC completamente.

En estos casos puede que aun exista algún pequeño efecto, pero no tanto como cuando se enciende o se quema para generar el humo. Los residuos tóxicos que quedan de la combustión que se genera en el momento de encender un porro de cannabis es lo que hace daño a la salud.

Cuando se está comenzando a consumir esta planta hay que verificar la cantidad que se soporta, ya que cada persona tiene diferentes maneras de aceptar los efectos en el cuerpo.

Muchas veces se piensa que el cannabis no hace nada si ha pasado más de una hora y no siente el subidón. Se recomienda esperar un mínimo de 2 horas para sentir ese colocón.

Maneras de consumir la marihuana

Se puede adquirir en tiendas donde esté permitida la venta legal de la marihuana, o tener un cultivo propio en casa para contar con las genéticas correctas. En este último caso se cosechan los cogollos en el momento más adecuado para tener la calidad a tu gusto.

Para asegurarse que cualquier producto que se consuma, fume o inhale no contenga residuos o contaminantes, muchas personas prefieren usar sus propios cultivos de semillas feminizadas sin usar pesticidas o elementos químicos dañinos para la salud.

Vapear

La forma más sana de colocarse con marihuana es vapearla, ya que se aprovecha al máximo sus efectos degustando sus variedades.

Si se cuenta con el producto correcto se obtiene un vapor más denso, el cual da mayor sensación de saciedad consumida de forma recreativa. También hay otros que no dan tanto vapor que se usan más a nivel medicinal.

Hay diferentes tipos de vaporizadores, desde los grandes que se colocan en una mesa hasta los de bolsillo.

Los portátiles generalmente son eléctricos o con baterías que deben ser recargadas, lo que genera la producción de un humo menos potente. Con esta forma de vapear puede estar inhalando una dosis en la calle sin que nadie se dé cuenta.

Los vaporizadores de mesa pueden ser algo inusual para los que están acostumbrados al sabor y olor de la manera tradicional de fumar con combustión, pero pueden disfrutar dependiendo la calidad de las hojas que se usen con mucha más confianza.

Estos vaporizadores funcionan sin molestar a las demás personas con monóxido de carbono, alquitrán o algún otro producto que se deriva al realizar la combustión.

Otra ventaja de esta manera de colocarse con marihuana es que dura de dos a tres veces más que con otros métodos más comunes, ya que al quemarla la mayor parte del TDC se pierde en el aire, con un vaporizador se concentra el humo y se aprovecha mucho más.

Comerla

Cuando la marihuana es comestible se usa mucho más en medicina, ya que los efectos son más lentos porque los cannabinoides tardan más tiempo en llegar a la sangre a través del estómago.

Hay infinidad de recetas que se pueden encontrar en internet para cocinar con cannabis, desde los famosos brownies hasta preparar pan, galletas, combinarla con masa de pasteles, entre otros.

Aunque las dosis en este tipo de comestible son inciertas, no se ha confirmado ningún tipo de sobredosis de consumo de marihuana a través de la comida. Sin embargo, la prudencia no está de más.

Una gran recomendación es que las dosis dependan del peso que tenga la persona, si no es muy difícil saber cuánto THC se está consumiendo. La popularidad de esta forma de colocarse con marihuana está en el hecho de la duración de sus efectos, que pueden durar hasta ocho horas.

Para que se active la parte psicoactiva del cannabis se debe calentar, en este caso cocer, hornear, y cocinar, pero no se debe comer cruda.

En la actualidad existen en los diferentes puestos, locales y tiendas dispensadores de cannabis una gran variedad de productos que van desde pastillas o comprimidos. Otros son chicles, cereales, barras de cereales hasta bolsitas de patatas o chips elaboradas a base de cannabis.

Los aceites que se extraen de la planta se usan para cocinar o aderezar las comidas, mezclando los alimentos y horneándolos para ingerirlos vía oral.

Todos estos productos completamente legales están a la disposición de los consumidores para que los disfruten a nivel recreativo, o para que sean usados como parte de un tratamiento médico.

Aerosoles

Esta modalidad para ingerir cannabis consiste en colocarse una dosis de aerosol debajo de la lengua. No es un método muy conocido ni tampoco muy popular entre los consumidores habituales de marihuana.

Se usa principalmente para las dosis medicinales de quienes deben tomarla con algún tipo de tratamiento, dependiendo de la enfermedad que les afecta. También ha sido usado discretamente por personas que saben ocultarlo a los demás porque sea ilegal en su localidad.

Como es en aerosol no deja residuos ni los olores fuertes, especialmente los olores característicos que emanan del cannabis una vez se sometan a la combustión del fuego.

Bong

Esta forma de colocarse con marihuana es más fresca y no afecta tanto el calor a los pulmones.

Consiste en un recipiente de vidrio en el que se va a generar el humo, pero como se pasa por agua o hielo no genera los residuos que se adhieren al cuerpo, ni el dióxido de carbono producto de quemar papel.

Como el humo se enfría rápidamente se puede producir mucha más cantidad, lo que genera que las personas que lo usan se coloquen más rápido. Los efectos son similares al método tradicional, pero con menor riesgo de residuos tóxicos.

Es un recipiente redondo con una parte cilíndrica que se llama tallo, por el que baja el humo para ser filtrado a través del agua antes de subir por el lado del cuello a la boquilla.

La marihuana que se usa debe ser triturada, no se recomienda usar ni las semillas ni el tallo, solo las hojas de los cogollos. Así se obtiene un humo más limpio y fuerte para colocarse con marihuana.

Algunos bong tienen un pre-colador, que es un elemento que se encuentra dentro de la pipa donde está el agua y produce las burbujas, lo que permite que el agua dé muchas más vueltas y se filtre mejor el humo.

Esta es una de las formas más sanas de usar el cannabis, ya que cuanto más limpio y grande sea el tamaño del bong mejor será la filtración y el humo que se genera.

Además, al terminar de usarlo debe limpiarse siempre después de cada uso, para que no queden residuos y resinas durante mucho tiempo. Se recomienda cambiar el agua antes de cada nuevo uso, así se mantiene el sabor original.

Zumo de marihuana

Cuando se quiere consumir grandes cantidades de marihuana, pero no colocarse se puede consumir sin que el calor active los efectos psicoactivos para aprovechar los beneficios a nivel médico o terapéutico de la planta.

En este caso se puede hacer un zumo con una batidora sin cocinarla ni usar calor en el proceso. Así no habrá nada o casi nada de THC en la bebida a consumir.

En la actualidad se hacen los famosos smoothies con frutas y verduras, y se incluyen algunos gramos de marihuana cruda para dar esa sensación deseada.

Té o infusión

A esta infusión se le conoce como bhang y se prepara de forma similar a cualquier té, cocinando las hojas de la planta y mezclándolas con mantequilla o leche. Esto produce el efecto aceitoso necesario para que el THC entre en el cuerpo.

En este tipo de preparación están los dos factores necesarios para colocarse: el calor y un móvil graso que sería la leche o mantequilla. A diferencia de un zumo, los efectos están más activos en esta bebida.

Tinturas

Esta se consume vía oral en forma de gotas que se colocan debajo de la lengua para ser absorbidas con rapidez.

La extracción se hace con alcohol a partir de las hojas de los cogollos ya maduros y se disuelven en aceite de cáñamo para que al calentarse se produzca el efecto psicoactivo necesario para colocarse con marihuana.

Conclusión

Como ves hay muchas formas de consumir marihuana, de formas sanas, con tus dosis de THC y sin ellas. El cannabis es una planta muy versátil que admite todo tipo de usos y aplicaciones, así que lo mejor es que experimentes tú mismo y descubras lo que mejor te va.

Deja tu opinión

Suscribiéndote a nuestra newsletter nos AUTORIZAS a enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por la empresa.