Historia y taxonomía de la marihuana

Historia y taxonomía de la marihuana
Por 21 December, 2021 Ningún Comentario

Historia y taxonomía de la marihuana

Las dos principales cepas de marihuana presentan algunas diferencias fundamentales que las hacen distinguirse, aunque sean la misma planta.

Esto también ha provocado una división y un debate entre la comunidad cannábica sobre cuál es mejor, tiene mejor sabor y efectos más potentes.

Estamos hablando de un debate eterno, a la altura de los ‘Perros vs. Gatos’ o ‘Tortilla con cebolla vs. Tortilla sin cebolla’.

Así que vamos a esclarecer un poco el asunto y averiguar por qué estas dos naturalezas dividen tanto a la comunidad.

Historia y taxonomía de la marihuana

Pero primero, un poco de historia para saber cómo hemos llegado hasta aquí.

La planta de la marihuana fue clasificada por primera vez en el siglo XVIII por Carl Linnaeus, un botánico sueco. Carl al principio pensaba que la planta era monotípica, y la denominó Cannabis sativa L.

Más tarde, en 1785, el naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck publicó una descripción de otra especia de marihuana, distinta a la que había descubierto Linnaeus, y la llamó Cannabis indica Lam, señalando que producía una fibra mucho peor (porque en aquella época se trabajaba con la marihuana por las plantas de cáñamo), pero funcionaba mucho mejor como embriagante. Esta descripción se basaba en las plantas que había recolectado en India.

Por último, ya en el siglo XX, un botánico ruso llamado D.E. Janichevsky identificó un tercer tipo de cannabis creciendo de forma natural en Rusia, que actualmente conocemos como Cannabis ruderalis.

El consenso general entre los científicos es que hay diferencias notables entre estas variedades de marihuana para considerarlas tres especies diferentes.

¿En qué se diferencian las cepas índicas y sativas?

Marihuana sativa

La Cannabis sativa es originaria de regiones con climas tropicales y cálidos, como por ejemplo Tailandia, Vietnam, Colombia, México y algunas partes de África, donde crece de manera natural.

Esta variedad evolucionó para adaptarse a los veranos cálidos y húmedos, consiguiendo una mayor altura, más espacio internodal y hojas más estrechas. Con esto las sativas se protegen de la humedad y de sus consecuencias, como el moho o las plagas.

Dado su tamaño, son plantas más adecuadas para cultivar en exterior, en climás cálidos y veranos largos.

Marihuana índica

La Cannabis Indica por el contrario se encuentran en regiones más frías, secas y montañosas. Esta variedad crece de forma natural en Nepal, la India y otras zonas del subcontinente indio, donde los veranos son más fríos y cortos.

La especia evolucionó de tal manera que posee un periodo de floración más corto, hojas y cogollos más densos, adaptándose a la climatología de la zona.

Esta variedad es la indicada para el cultivo en interior y suele producir cogollos gruesos, con gran atractivo comercial. Como florecen en menos tiempo, también se pueden obtener cosechas en menos tiempo.

¿Cómo diferenciar una índica de una sativa?

Hay varios aspectos que nos permiten diferenciar fácilmente una variedad de otra:

  • Hojas: Ambas plantas tienen la hoja característica de la marihuana. Sin embargo, las plantas índicas desarrollan hojas de abanico más anchas, mientras que las sativas producen unas hojas más estrechas y alargadas.
  • Cogollos: A simple vista, no es sencillo distinguir las flores de una sativa y una índica. Además, actualmente la mayoría de las cepas son híbridos de ambos subtipos, por lo que es casi imposible detectar la dominancia a simple vista. Por norma general, las plantas sativas tienen cogollos más ligeros, alargados, delgados y esponjosos, mientras que en las plantas índica suelen ser mucho más firmes y compactos.
  • Aroma y sabor: Tienes que fumar muchos porros para diferenciar únicamente por el sabor a ambos tipos de marihuana. Las cosechas de índica ofrecen sabores más dulces y ricos, mientras que las de sativa tienen un gusto que recuerda al combustible.

¿Producen efectos distintos las sativas y las índicas?

He aquí el quid de la cuestión.

El debate y al mismo tiempo el consenso entre estas dos tipologías de marihuana suele venir por sus efectos.

Mientras que las cepas de sativa ofrecen una experiencia energizante, excitante y motivadora, las variedades índicas son sedantes y relajantes.

Esto puede deberse a multitud de factores, pero algunas investigaciones destacan la posibilidad de que se deba a las distintas concentraciones de terpenos que hay en cada una de las variedades. Por ejemplo, en el caso de las índicas, su efecto sedante puede ser consecuencia de una alta concentración de mircenos.

El mirceno es una clase de terpeno, que no es exclusivo de la marihuana, sino que está presente en muchas otras plantas (como el lúpulo, tomillo, hierba limón, mango, cardamomo, etc.) y que en concentraciones elevadas aporta ese efecto somnífero.

Sin embargo, no hay ninguna razón para llamar índica o sativa a una planta únicamente por sus efectos. La denominación viene dada por sus características físicas.

Combinaciones y mezclas de genéticas índicas y sativas

Es difícil que actualmente encuentres genéticas y variedades de marihuana puras, ya sean índica, sativas o ruderalis.

La mayoría de variedades de marihuana disponibles actualmente son híbridos que mezclan estas genéticas .

Es aquí donde entra en juego los compuestos del cannabis. Como ya hemos comentado hace un momento, distintas concentraciones de terpenos y cannabinoides provocan experiencias y efectos distintos.

Estos componentes, además, interactúan entre sí y provocan el comúnmente conocido como “efecto séquito”.

Semillas de Marihuana: Indica vs Sativa

En el mercado de las semillas de marihuana podemos encontrar cientos de combinaciones entre porcentajes de marihuana indica y sativa. En nuestro banco de semillas contamos con variedades hibridas, tanto de predominancia sativa como indica.

A continuación te traemos un ejemplo de cada uno de los diferentes tipos para que puedas ver de primera mano las diferencias entre unas u otras.

Marihuana Indica: Nordés

Nordés es nuestro ejemplar más destacable de marihuana índica, ya que tiene una genética 80% indica y 20% sativa. Esta variedad de marihuana feminizada ha sido ganadora del segundo premio de la Copa Cannábica do Noroeste 2016 en la categoría de indicas, por lo que creemos que es un perfecto ejemplo sobre cómo es este tipo de cannabis.

Se trata de una planta con un estructura fuerte, densa y compacta. Es una planta muy resistente que desarrolla una buena ramificación en la que encontraremos grandes y pesados cogollos llenos de resina.

Estas plantas estarán listas para cosechar en interior tras 45 - 50 días de floración, tras los cuales podremos hacernos con unos 600 gramos de hierba por metro cuadrado. Si las cultivamos en exterior tendremos las plantas listas para cosechar durante la primera quincena de septiembre, momento en el que nos haremos con hasta 500 gramos de hierba por cada planta.

El aroma y sabor de Nordés te recordará a los de la Skunk, compartiendo también algunos toques de afgana. El efecto de esta hierba es potente y corporal, siendo ideal para fumar al final del día y con la que te quedarás pegado al sofá, ¡típico de las indicas!

Marihuana Sativa: Absolute Herer

Absolute Herer es una variedad de marihuana feminizada de nuestro banco de semillas Absolute Cannabis Seeds. Esta cepa tiene predominancia sativa, ya que su genética es un 75% sativa y un 25% indica. Esta cepa es el resultado del cruce de dos grandes variedades, un polihíbrido de Northern Lights #5 y Skunk.

Estas plantas son altas y esbeltas, desarrollando una cola larga con un cogollo central largo y compacto. Son plantas que pueden alcanzar una altura de hasta 3 metros si las cultivamos en exterior, por lo que se adaptan muy bien a técnicas de cultivo como SOG o SCROG. Al final de la floración nos encontraremos con grandes cogollos densos y duros que están cargados de resina, siendo una cepa muy buena para hacer extracciones. 

Si la cultivamos en interior tendremos que esperar unos 80 días de floración antes de poder cosecharla, haciéndonos con hasta 800 gramos por cada metro cuadrado cultivado. Si optamos por la opción de cultivarla en exterior tendremos que esperar hasta la primera quincena de octubre, haciéndonos con hasta 1kg de hierba por cada una de las plantas.

El aroma y sabor de esta cepa cuenta con un marcado toque incensado a Haze que la hace deliciosa. Al fumarla podremos sentir lo esperado de una buena sativa: un fuerte colocón eufórico y cerebral que nos hará sentir más animados y felices, pero combinado con una sensación de relajación corporal aportado por su porcentaje de indica del 25%.

Conclusión

Esperamos haber aclarado vuestras dudas en cuanto a las diferencias que esconden estas plantas. Las variedades más puras pueden ser fácilmente distinguibles a simple vista, pero las nuevas variedades híbridas son cada vez más difíciles de definir si son más sativa o más índica.

No obstante, el conocimiento es poder y la clasificación de esta maravillosa planta nos ha ayudado a saber más de ella y de sus particularidades.

¿Y tú?, ¿Eres #TeamSativa o #TeamIndica?

Déjanoslo en los comentarios, queremos saber qué es lo que más te gusta sobre tu variedad favorita.

Deja tu opinión

Suscribiéndote a nuestra newsletter nos AUTORIZAS a enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por la empresa.